Seleccionar página

Esta mañana declaró en primer lugar la acusada, que como ya viene siendo norma durante la fase de instrucción, se negó a contestar cualquier pregunta que le pudiera formular la representación de Patricia y Ángel.

Si contestó al fiscal y también a la defensa y estableció dos elementos nuevos, en esa especie de intento de descargo de la responsabilidad, que fueron especialmente llamativos; uno insistió hasta la saciedad en que lo sentía mucho, fundamentalmente por su hija y por Ángel, y otro que su idea era, el día que la detuvieron, haberse tomado pastillas después de escribir una carta a su hija y a Ángel, en el afán de ponerle punto y final a todo. Entretanto, mantuvo también que cuando dejó la camiseta y otras cosas en la investigación lo hacía para facilitar el ser detenida, lo cual no deja de ser surrealista como poco. Posteriormente ha declarado el Dr. Martín Murcia, psicólogo clínico y psicólogo de Patricia desde hace mucho tiempo, que ha declarado fundamentalmente tanto por la percepción de Gabriel como por los conocimientos que tenía de cómo era el día a día de Gabriel; del mismo modo ha relatado los hechos de los que él fue testigo, en sus muchas horas y días en el tiempo en que duró la búsqueda de Gabriel, terminando con los datos sobre la entrevista que tuvo con la psicóloga de Gabriel, donde éste pedía que el padre tuviera más atención entre ambos a solas, que el tiempo que le prestara fuera de mayor calidad y que a ser posible no estuviera presente la acusada. También en la sesión de mañana han declarado dos testigos más; una amiga de Ángel y otro la expareja de la acusada, que han venido a mantener lo que ya habían declarado previamente en la fase de instrucción, tanto en que la acusada puso en el punto de mira a su expareja por el hecho de tener una furgoneta blanca  como  al poner deliberadamente la camiseta muy cerca de la casa de éste. Y en el caso de la amiga, ha declarado de nuevo que las pérdidas sorprendentes de los teléfonos móviles eran ficticias. En la sesión de tarde han declarado varias personas, una por ser la primera que visita tras el fallecimiento la acusada y otra que la ayudó a colocar unas tablas en la finca de Rodalquilar. El resto de la sesión ha sido a puerta cerrada. Nosotros habíamos solicitado que la totalidad del juicio fuera a puerta cerrada, pero solo se consiguió que unas cuantas pruebas lo fueran, entre ellas las declaraciones de los padres, de la abuela y de una sobrina de Ángel , que también aparecía durante la instrucción de la causa.

La madre ha mostrado una entereza excepcional, el padre ha estado muy firme en lo que decía, la abuela y la tía han declarado en la línea de lo expresado en el proceso de instrucción. En toda caso y como quiera que estas declaraciones han sido en puerta cerrada, pues no toca explicar ningún otro detalle de sus declaraciones dado que nosotros mismos fuimos quienes la solicitamos.

Mañana continuarán las sesiones con un hermano de Ángel, la declaración de un policía local y ya empezarán a aparecer los primeros cuatro guardias civiles que fueron fundamentalmente instructores y secretarios de los diversos atestados que se produjeron durante la investigación.

Francisco Torres Martínez.

 

Necesitamos tu ayuda. Ahora más que nunca.

Firma el Pacto ético en los médios por la Sonrisa de Gabriel a través de Change.org

FIRMAR AHORA